Cargando...
Base

Murmurante Teatro aborda el tema de la violencia con "Manual de Cacería"

Murmurante Teatro presentará este sábado 28 de septiembre, dentro del marco del Festival de Teatro Wilberto Cantón, la obra “Manual de Cacería”, la cual fue estrenada en el 2012 la cual ya tiene un largo camino recorrido con más de cien funciones, que trata sobre la violencia sorda, callada que se vive en las casas, en el trabajo, en las escuelas.

Ariadna Medina comentó que estas puestas en escena fue un trabajo de largo aliento, como todos los trabajos de Murmurante Teatro, que empezaron a elaborar en el laboratorio junto con Paulino Dzib, quien es criminólogo y perito forense y contiene seis relatos de violencia en Yucatán.


Juan de Dios Rath dijo que en el 2012 era como la transición del régimen de Felipe Calderón al de Enrique Peña Nieto, y era una época de mucha violencia. “Era como la parte culminante de la guerra contra el narco, nosotros teníamos muy presente eso, pero queríamos hablar de la violencia que no parece violencia, las formas de violencia velada que puede ser psicológica o que puede ser económica, que pareciera que no existe pero sí permea digamos las oportunidades de toda una generación de jóvenes. Habla de la violencia que genera el Bullying, la que general el alcoholismo dentro de una familia, la violencia contra la mujer, son formas de violencia más o menos veladas pero que el público reconoce”.

Ariadna nos explicó de qué manera abordan una pieza escénica. “Nosotros tenemos una metodología de trabajo que le decimos el laboratorio, que se parece mucho un laboratorio clínico, pero que en este caso es un laboratorio de investigación de trabajo con el cuerpo, de recolección de información, nosotros estuvimos trabajando muy de la mano con Paulino Dzib y recolectamos tres historias documentadas de entrevistas que ellos hicieron de gente que fue violentada o que violentó y las otras historias que salieron de los integrantes del grupo que era la referencia que cada uno de nosotros tenía de acuerdo a la violencia que se vive en la Península de Yucatán, donde el yucateco acostumbra guardárselo todo hacia adentro”.